Sobre ser PAS y ser unico scaled

Sobre ser PAS y ser único

Sobre la publicación del artículo original:

Noviembre 30, 2021 Por Elaine Aron

Como algunos de ustedes saben, he dado un paso atrás en algunas de mis actividades dentro del ámbito de la alta sensibilidad (no en cuanto a la investigación) para escribir un libro sobre algo diferente, no sobre la alta sensibilidad. Ya sabía que tenía que dar marcha atrás, pero la pandemia me hizo ver que específicamente quería alejarme de las tareas en las que me veía obligada de generalizar sobre el rasgo de la AS, como de cara a los medios de comunicación. Algún entrevistador me preguntaba: «¿Cómo están manejando las PAS el confinamiento?» y yo contestaba (un poco gruñón, me temo): «No lo sé. Cada uno lo lleva de manera diferente. Algunos sufren, otros lo aman. Nos encontramos en la misma tormenta, pero en barcos muy distintos». Luego, para ser cortés, agregué algunas generalizaciones.

No me siento mal por las generalizaciones que he hecho sobre las PAS. Todas se basan en la investigación o en mi larga experiencia, y sé que han sido útiles para muchos. Pero lo que sigue destacando para mí ahora es lo diferentes que somos todos. Todos los seres vivos lo son, pero incluso dentro del colectivo de las altamente sensible, o tal vez más en este grupo, somos muy diferentes. Después de todo, si nuestro rasgo se trata de ser más sensibles que otros de cara a nuestro entorno, eso debería significar que variamos más que otros que provienen de entornos similares.

La idea de que cada ser humano es diferente es un cliché tal que odio abordar el tema. Es un hecho científico y espiritual obvio (en el que la mayoría de las tradiciones espirituales mencionan el uso de los dones únicos que Dios o nuestro karma nos dieron a cada uno de nosotros). Solía bromear diciendo que la psicología es el estudio en que se intenta determinar de si las personas son más iguales o más diferentes. Y me encanta esa pegatina del parachoques, «Sé tú mismo. ¿Cuáles son las opciones?» Eso lo resume tan bien que parece que no hay nada más que añadir.

Ahora en serio…

No creo que la gente tome la idea de las diferencias individuales lo suficientemente en serio, y mi conocimiento de la alta sensibilidad es lo que trajo eso a casa. Hay una gran diferencia entre las PAS y aquellos que no nacieron con el rasgo, y ha sido muy difícil convencer al mundo de eso. Pero, ¿Qué pasa con todas nuestras otras diferencias?

No voy a culpar a nuestra sociedad o incluso a la naturaleza humana por no tener en cuenta las diferencias individuales, aunque veo que en ese sentido se está viendo una mejora. Tanto la ciencia como la medicina, por ejemplo, avanzan principalmente a través del estudio de lo que generalmente es cierto. Y todos desarrollamos nuestra hipótesis interna sobre cómo son las personas en general (generalmente pensamos que son como nosotros mismos), y luego sacamos esos estereotipos cuando conocemos a alguien nuevo.

Pensamos de manera diferente sobre las personas según su edad, género y etnia, pero dentro de esos grupos se presenta el mismo problema: no vemos las diferencias entre los individuos. Sin embargo, todo esto es inevitable, porque necesitamos generalizaciones para hacer predicciones, planes y simplemente para entender y empatizar con otra persona hasta que sepamos más.

Tus diferencias eres tú

Por muy comunes que sean las generalizaciones y los estereotipos, no tenemos que aceptarlos sobre nosotros mismos si sabemos que no se aplican. Pero primero debemos notarlos. Mi nieto de once años ha aprendido a navegar como un crack, y cuando sale o entra, ajustando las velas, la gente dice: «Es increíble como alguien de tu edad …» Cuando salimos juntos él y yo, escucho decir sobre mí misma: «No puedo creer lo ágil que eres en ese barco, a tu edad». La última vez que él y yo salimos y escuchamos cosas así, ¡decidimos comenzar a eliminar el ‘edadismo’ de nuestro propio discurso!

Es tu trabajo tener una idea muy clara de ti mismo y estar listo para compartirla o corregir los puntos de vista de los demás cuando sea apropiado. Es posible que tenga que reconocer que puede o no puede hacer un determinado trabajo, como manejar una determinada situación, desempeñarse bien, etc. Sobre todo, en función de cómo nos conocemos a nosotros mismos, podemos saber con claridad lo que es bueno para nosotros y lo que es bueno en nosotros, y esto nos puede guiar en cómo podemos ser más útiles en el mundo.

Un inventario, si quieres

Si quieres (¡puedes variar en esto!), dedica un rato de tu tiempo para pensar muy seria y objetivamente sobre ti mismo: tus rasgos, traumas, habilidades, fortalezas, preferencias, disgustos, peculiaridades, defectos (yo llamo defectos a esas cosas que no funcionan para los demás, a menos que tampoco funcionen para mí), etcétera. Tal vez puedes hacer una lista. Piense en ello como un inventario de usted mismo, como un inventario de los artículos en una tienda, ¿no merece tanta atención? No tienes que ser tan minucioso, pero qué divertido es terminar con una lista así.

Agregue a su inventario su edad y cuánto de su vida aún está por delante y lo que puede esperar que suceda con algunos puntos de su lista a medida que envejece. Y no deje de mirar su salud física y sus recursos financieros, igual que cualquier carga crónica. Tal vez incluya el apoyo que puede esperar de los demás. Deténgase cuando esté cansado.

Si el inventario incluye (y debería) defectos, problemas o simplemente cosas que desearías que fueras y no eres, puede hacer al menos tres cosas al respecto, probablemente más: Una solución es replantearlos si puede, en el que también pueden ser fortalezas: tal vez dijo que es terco (pero ¿no es también persistente?), vulnerable (¿pero también sensible?), «codependiente» (¿pero también devoto y empático?), impulsivo (¿espontáneo?), distraído (¿alerta a las oportunidades?) y olvidadizo (¿vivir en el momento o sabio de otras maneras?).

Una segunda solución para los elementos problemáticos es eliminarlos si son hábitos, o curar la fuente de ellos, que sería un tema aparte. Y una tercera solución, después de aplicar las soluciones uno y dos, es aceptar esos defectos que todavía están ahí. Oye, es un paquete. Nadie es perfecto. Y a lo mejor hay alguien a quien le gusten estas peculiaridades suyas. Sobre los gustos no se discute, ¿verdad? Incluso puede haber alguna manera de darles un buen uso: conviértase en un experto en ese problema.

Ahora mire el inventario terminado. Si está decepcionado, piense sobre esto. Es posible que descubra que una vez que se enfrente a sus decepciones, puede olvidarse de ellas. Usted es quien es.

¿Cómo podemos hacer uso de esta persona?

Ahora mire la lista como un extraño objetivo que necesita a alguien para hacer un determinado trabajo. Cualquier trabajo. Manejar una biblioteca, ser cuidador de un pariente enfermo, alguien para pasar perros, estudiar astronomía, enseñar a leer, ser un buen amigo, escribir poesía o letras de canciones o frases en tarjetas de felicitación. Por trabajo claramente solo me refiero a lo que esta persona, dado este inventario, podría hacer cuando no duerme, come y todas esas cosas. ¿Puede esta persona ser alguien con un hermoso jardín que los haga sentir bien (o que las personas que caminan por él puedan disfrutar)? ¿Puede esta persona ser alguien que hace felices a los perros y gatos? ¿Alguien que es simplemente alegre e irradia eso? ¿Alguien que es divertido, o que se viste deliciosamente, o que disfruta de los niños para que sus padres se sientan bien con su descendencia, o alguien que se preocupa por el medio ambiente de manera grande o pequeña?

¿Puede esta persona ser alguien de quien otros puedan confiar, para la comida, la ropa, la educación, el amor, una visita de vez en cuando? ¿O puede esta persona ser alguien que otros apenas notan, pero puede sentirse agradecido por lo que ha podido hacer dado su inventario, tal vez uno con muchas cargas?

Todos necesitamos algún propósito en la vida. Algunos dirían firmemente que todos fuimos puestos aquí para que pudiéramos vivir ese propósito. ¿Ya ha encontrado el suyo, aquel que, por ahora, se ajuste perfectamente o lo suficientemente bien? Porque, por supuesto, el ajuste cambia a medida que cambian las circunstancias. Tal vez su propósito ahora es criar a sus hijos o retirarse y disfrutar de sus logros para que otros puedan tomar su lugar o simplemente disfrutar de su nuevo yo, el que ya no trabaja tan duro. Usted decida. .

Después de mi último blog, sobre la impermanencia, mucha gente escribió comentarios y disfruté leyéndolos. Hablaron entre sí y dieron sus propias soluciones para lidiar con el hecho del cambio y la pérdida. Por lo tanto, doy la bienvenida a cualquier comentario en esta publicación, mientras explora las alegrías y dificultades de ser único.

Imágen: Duy Phan en Unplash.

No Comments

Post A Comment

Abrir el chat
Envíame un Whatsapp